El secreto que podría cambiar tu matrimonio para siempre

Hay innumerables libros, descargas digitales, cursos y vídeos sobre la construcción de un matrimonio más fuerte.

Debemos estar agradecidos de vivir en un tiempo con tanto contenido útil e investigaciones perspicaces.

Hace poco leí y amé el libro de matrimonio de Dave Willis: Las 7 Leyes del Amor. No sólo fue una lectura muy atractiva, llena de historias maravillosas que no puedes dejar de leer, sino que está llena de bromas atemporales que puedes llevar contigo de por vida.

No todo el mundo en nuestra sociedad le importa si su matrimonio tiene éxito. Llegar al divorcio parece casi tan común como casarse.

Y las celebridades e iconos de Hollywood no establecen el mejor ejemplo de matrimonios fructíferos.

Dios te quiere feliz en el matrimonio

Pero un matrimonio y una familia duradera y floreciente es lo que Dios tiene en mente para ti. Entonces, ¿por qué no vemos esto más a menudo?

Tal vez tu matrimonio se ha puesto difícil estos últimos días, y no sabes cómo moverlo desde donde está a donde el plan de Dios te dice que debe estar.

Creo que hay una cosa que puedes estar olvidando, y que podría cambiar tu matrimonio para siempre, llenándolo de mucho más amor, alegría, paz y paciencia de lo que nunca creíste posible.

Historia de Lee: ejemplo de superación en el matrimonio

El otoño pasado tuve la oportunidad de visitar un set de películas donde se estaba filmando una historia profundamente poderosa en el cine, que fue lanzada el 7 de abril de este año, justo antes de Semana Santa.

La película se llama El Caso de Cristo, y se basa en la vida de un amigo mío, Lee Strobel.

Esto es lo que podría sorprenderte: esta película es una historia de amor, una con lecciones que todos podemos aprender, ya que es la historia del viaje espiritual de Lee.

Lee, era graduado de Yale, y editor de leyes del Chicago Tribune. También era ateo. Como adolescente, poco a poco había solidificado su ateísmo, creyendo que era la explicación más racional para nuestro mundo.

Se había casado con su novia de la infancia, Leslie, y tenían un hijo en ese momento.

A pesar del éxito significativo en su trabajo, mucha gente no conocía la agitación interna en su vida: su búsqueda implacable de placer, su embriaguez, y su ira a veces explosiva con su joven familia.

Las vueltas que da la vida

Una noche, Leslie regresó a casa para dar a Lee lo que parecía la peor noticia de su vida: se había convertido en creyente de Cristo.

Como ateo, esto parecía una traición de todo lo que habían construido juntos.

Lee incluso consideró el divorcio. Este abismo insuperable en su matrimonio envió a Lee a un viaje de casi dos años para investigar las afirmaciones del cristianismo, para demostrar que era falso, y con suerte salvar a su esposa de lo que él consideraba incorrecto.

Después de muchos meses de reunión con expertos, investigando evidencias y viendo cambios positivos en la personalidad de su esposa, Lee llegó a la inesperada conclusión de que era necesaria más fe para mantener su ateísmo que para creer en Jesús.

Llegó a casa, compartió la noticia con su esposa, y oraron juntos para recibir a Cristo. Este versículo le ayudó a dar el último paso:

“A todos los que le recibieron, les dio el derecho de ser convertidos en hijos de Dios, incluso a los que creen en su nombre”. (Juan 1,12)

Después de meses de investigación, Lee concluyó que había una gran cantidad de evidencia racional para creer en Jesús.

Ya había empezado a creer en Jesús, pero ese día junto con su esposa Leslie, Lee oró para recibirlo. Aquí está la fórmula de fe que entendió de Juan (1,12)

Creer + Recibir = Convertirse.

Muchas personas en todo el mundo creen en Jesús intelectualmente, pero tal vez aún no hayan dado ese paso para recibirlo, comenzando la increíble aventura de seguir a Jesús, permitiéndole transformar sus vidas cotidianas, sus matrimonios y la educación de sus hijos.

Para Lee, esta decisión cambió su matrimonio y a su familia para siempre. Creer y recibir a Jesús en su vida cambió fundamentalmente su matrimonio para mejor.

Esto no quiere decir que todos los ateos se encuentran en el mismo lugar que Lee, pero para Lee y para todos nosotros, poner nuestra fe en Jesucristo y seguirlo de todo corazón es lo mejor que podemos hacer por nuestros matrimonios.

Jesús nos enseña acerca del sacrificio del amor.

Jesús no sólo dijo que te ama. Él dio su vida por ti en la cruz para probar su amor por ti.

Sí, hay dolor, tragedia y muerte en este mundo, pero la presencia de dolor en nuestro mundo no prueba que Dios no esté aquí, demuestra cuánto necesitamos invitar a Dios a nuestro mundo.

Otras religiones nos dicen que hagamos lo que podamos para alcanzar a Dios, pero Jesús es Dios haciendo todo lo que puede para llegar a nosotros.

Jesús fundamentalmente cambia nuestra perspectiva sobre Dios y esta vida, diciéndonos que Dios es un buen Padre que nos ama, y no sólo lo dice, sino que lo demuestra de la manera más dramática posible.

Jesús llena nuestros corazones de amor sacrificial.

Jesús no sólo nos muestra increíbles cantidades de amor, y nos dice que amemos a los demás, también cuando lo ‘recibimos’ Él trabaja en nuestros corazones y vidas para amar a otros a través de nosotros. Gálatas 2:20 nos dice:

“Mi antiguo ser ha sido crucificado con Cristo. Ya no soy yo quien vive, sino que Cristo vive en mí. Así que vivo en este cuerpo terrenal confiando en el Hijo de Dios, que me amó y se entregó a sí mismo por mí”.

No podemos ser perfectos en nuestros matrimonios (como seguidores de Cristo), pero si lo dejamos, Jesús vive y trabaja para amar a otros a través de nosotros, especialmente a nuestros seres más cercanos.

Esta única cosa, recibirlo, básicamente cambia nuestra capacidad de amar a nuestro cónyuge y a nuestros hijos, más de lo que somos capaces por nuestra cuenta.

La transformación de Lee Strobel fue tan significativa que casi me llené de lágrimas en muchas de mis conversaciones con él.

Antes de llegar a la fe en Cristo, cuando llegaba a casa del trabajo, su hija tomaba sus juguetes, entraba en su habitación y cerraba la puerta para evitar sus escándalos.

Después de convertirse en Cristo, cuando Dios comenzó a trabajar en su corazón y vida, su hija pronto también puso su confianza en Cristo, porque le dijo a Leslie:

“Quiero que Dios haga en mi vida lo que hizo en papá”.

Los niños notan la diferencia que Jesús hace en nuestras vidas.

Lee y Leslie ahora celebran décadas de un matrimonio feliz y fructífero. Sus hijos están casados y sirviendo al Señor, y disfrutan de nietos dulces que también están siguiendo a Jesús, de hecho uno recientemente llevó a uno de sus amigos a la fe en Cristo.

La trayectoria de la familia Strobel fue cambiada para siempre debido a una decisión, y esa decisión, confiar y seguir de todo corazón a Jesús, puede cambiar tu matrimonio y familia para siempre.

Adaptación y traducción por Qriswell J. Quero | Publicado en: Dave Willis´s Blog, autor: Dave Willis
shares
Portal web dedicado al amor, matrimonio, relaciones de parejas, familia