El poder devastador del pecado en tu matrimonio ¡Protégete!

¡Protege tu matrimonio! Imagina que eres un ladrón que intenta irrumpir en una casa. ¿Necesita que todas las ventanas y puertas de la casa estén abiertas para poder entrar? ¿O simplemente necesita un punto de entrada sin protección?

La respuesta, por supuesto, es que solo necesitas una forma de entrar. Una sola ventana abierta o una puerta abierta es suficiente para entrar en su casa y robarla.

El pecado actúa de la misma forma. El demonio no necesita múltiples puntos de entrada para destruir una vida o matrimonio. Él no necesita pecadores extravagantes. Solo necesita un buen punto de acceso. A partir de eso, puede crear una fortaleza devastadora.

Ningún pecado es pequeño o inofensivo. He visto cómo se deshacen los matrimonios porque un esposo o esposa permitieron que el pecado entrara en un solo aspecto de su vida: sexo, finanzas, adicciones, incluso en la forma en que se hablaban entre sí. La evidencia de destrucción puede no ser visible de inmediato, pero es inevitable.

Dios diseñó el matrimonio

Una de las mejores maneras de visualizar el poder devastador del pecado en el matrimonio es pensar como que estás comprando un auto nuevo. Cuando salga del estacionamiento, se le entregará un manual del propietario. Esto es proporcionado por el fabricante, porque ellos entienden mejor el vehículo.

El manual nos te da consejos e instrucciones, éstas no son cosas personales, el fabricante no está tratando de quitarle toda la diversión a la conducción, sino que te está ayudando a sacar el máximo provecho de tu automóvil y operarlo de manera segura.

Dios es el diseñador y fabricante del matrimonio. Su manual de instrucciones es la Biblia. Nos dice que hagamos y evitemos ciertas cosas, pero no es porque es un ogro que trata de evitar que nos divirtamos.

Él nos da estas instrucciones para que disfrutemos la vida al máximo sin dañarnos a nosotros mismos ni a los demás y para crear un matrimonio sóldo

El poder devastador del pecado en el matrimonio

El pecado está en contra de los designios de Dios. Puede producir placer temporal y parecer inofensivo por un momento. Pero la participación contínua en el pecado comienza un proceso de destrucción:

  • Un poco de consumo social hoy se convierte en alcoholismo mañana.
  • Incursionar un poco en la pornografía ligeramente puede progresar a la perversión, el adulterio y a las enfermedades sociales más adelante.
  • El gasto excesivo de hoy se convierte en esclavitud financiera o incluso en bancarrota si no se controla.
  • Los comentarios sarcásticos dirigidos hacia su cónyuge al principio del matrimonio se convierten en palabras cortantes y viciosas a medida que se desarrolla la relación.

¿Cuál es la mejor manera de evitar que la desobediencia se afiance en su matrimonio? ¡Detenerlo apenas comience! Suelte esas actividades aparentemente «inofensivas» de la punta de sus dedos antes de que se conviertan en algo completamente destructivo y devastador para su matrimonio

En la primera epístola de Pedro, el apóstol nos aconseja:

«Esté siempre sobrios y alerta» (1 Pedro 5a,8).

En otras palabras, hay que ser cautelosos. Esté atento a esos puntos de entrada potenciales donde el demonio puede destruir su matrimonio.

El ladrón quiere «robar, matar y destruir» (Juan 10,10) las cosas buenas que Dios ha creado, como el matrimonio. Depende de usted cerrar cada ventana y cerrar todas las puertas.

El demonio quiere destruir tu matrimonio

Como prueba de una destrucción devastadora, solo mira la historia de Adán y Eva.

Cuando se crearon por primera vez en el Paraíso, la primera pareja disfrutó de un matrimonio perfecto. Eran una sola carne, desnudos y sin vergüenza en una íntima tierra de amor. Pero después de que ellos pecaron, ese paraíso se convirtió en un lugar donde dos personas solitarias se escondían de Dios y entre sí. Sus vidas nunca fueron las mismas.

«…Su enemigo, el demonio, ronda como un león rugiente, buscando a quién devorar». (1 Pedro 5b,8).

Nuestro enemigo odia todo lo que Dios ha hecho bueno, y el matrimonio es muy bueno. Es por eso que el demonio hará lo que pueda para destruir el matrimonio.

No hay pecados «pequeños».

Cuando Karen y yo nos casamos, yo era bastante arrogante con respecto al pecado. Viví más de 20 años de mi vida, tanto incursionando en el pecado como seriamente complaciéndome en él.

Como la mayoría de las personas, me consideraba una buena persona. Pero hubo algunos pecados que pensé que no eran tan malos. De hecho, ¡incluso pensé que podrían mejorar nuestro matrimonio! Me imaginé a los dos yendo a la iglesia y pareciendo respetables; pero también divirtiéndonos un poco cuando era el momento adecuado.

No pasó mucho tiempo antes de que descubriera que «un poco de diversión» podría tener una gran reacción.

La mayoría de los problemas tempranos en nuestro matrimonio se debieron a las raíces del pecado que había permitido en mi vida. Esos pecados casi destruyen nuestra relación.

¿Cómo lo tratamos? Eliminamos el pecado de nuestras vidas, incluso aquellos que llamamos «pequeños», como los comentarios sarcásticos que pensé que eran inofensivos.

Como resultado, hemos encontrado que el estilo de vida más agradable y divertida del mundo es uno de pureza y obediencia a Dios.

La primera mitad de mi vida la pasé en búsquedas pecaminosas. La última mitad de mi vida la he pasado persiguiendo a Dios. Y aunque estoy lejos de ser perfecto, no hay duda de que la mitad de mi vida ha sido la más gratificante y satisfactoria. La pureza ha sido como una explosión hacia la felicidad verdadera.

¿Cómo mantener puro tu matrimonio?

Como escribió San Pedro, «tenemos que estar siempre alertas». Necesitamos estar atentos a cualquier forma de desobediencia que pueda darle al demonio un punto de apoyo en nuestro matrimonio.

¿Significa esto que nos volvemos paranoicos o irrazonablemente ver el demonio en todas partes? De ningún modo. Pero necesitamos ser cautelosos con el enemigo. Porque cuando un cónyuge es seducido por las mentiras del demonio, cuando una persona en el matrimonio permite el pecado o la desobediencia en su vida, entonces esa persona es como alguien que estaciona un auto de lujo en un vecindario de mala muerte. Él o ella se está acercando a los problemas y no lo vislumbra con claridad

Edifica tu matrimonio

Al mismo tiempo, debemos recordar que el poder del demonio no es tan grande como el poder de Dios.

Un matrimonio construido sobre la Palabra de Dios y vivido en una atmósfera de pureza es intocable. El demonio no puede dañarlo.

¿Qué matrimonio quieres tener?

Analiza todo lo que se ha escrito en esta publicación y comparte con nosotros cuáles son aquellas acciones que debes tomar para mantenerte alerta y mantener tu matrimonio puro.

Traducido por: Qriswell Q, Escritor Católico. Publicado originalmente en: Marriage Today
shares