<link media="all" href="https://www.abogadosdelamor.com/wp-content/cache/autoptimize/css/autoptimize_63d817739bf1a071b293cec4d3e328eb.css" rel="stylesheet">

Cuando sientes que no eres suficientemente buena

cuando sientes que no eres suficientemente buena mujer mirando ocaso

Cuando sientes que no eres suficientemente buena, entonces se te hará muy fácil caer en la trampa de la comparación. Verás fotos increíbles de parejas enamoradas en las redes sociales y pensarás que no lo estás haciendo bien. Pero comparar tu matrimonio con el de otra persona es una causa perdida y sólo le dejará decepcionada y desanimada. Incluso puede causar que usted sienta que no eres suficientemente buena para su cónyuge.

Ya sea que nos demos cuenta o no, este tipo de pensamiento negativo lleva a muchos malentendidos, resentimiento y frustración en el matrimonio. Entonces, ¿cómo nos deshacemos de estos pensamientos por el bien de nosotros mismos y de nuestro matrimonio?

3 verdades a recordar cuando sientes que no eres suficientemente buena.

Debemos reemplazar estos pensamientos de creer que no eres suficientemente buena, de auto-duda, degradantes y temerosos, con la verdad de Dios. Aquí hay 3 verdades esenciales para recordar cada vez que empieces a sentir que no eres suficientemente buena en tu matrimonio.

1. Eres una hija amada de Dios.

Cuando comenzamos a dudar de nuestro valor como cónyuge, debemos recordar quiénes somos en Dios y enfocarnos en el hecho de que Él nos ama y nos trajo a nuestro cónyuge con un propósito.

No sólo usted escogió a su cónyuge y su cónyuge lo escogió a usted, sino que Dios (Creador del universo) los puso a los dos juntos. De entre millones de personas en todo tiempo y lugar, él se propuso que ustedes dos se convirtieran en uno. Qué asombroso es eso.

Pero, antes de que su cónyuge pudiera enamorarse de usted, Dios le amaba a usted primero. En tu peor día, cuando ni siquiera podías amarlo, antes de que lo conocieras personalmente, Él te amaba y todavía te ama.

Para Dios, tú siempre eres suficientemente buena porque Él te creó, y a todos nosotros, a su imagen y semejanza. Y Dios es bueno. Esto no significa que no tengamos cosas que necesitemos mejorar o que no pequemos y estemos destituidos de la gloria de Dios, pero sí significa que Dios nos ama y nos ve como Su creación amada, sin importar lo que pase. No podemos ganar Su amor. Él nos ama por el simple hecho de que somos Sus hijos. Consuélese en eso!.

2. Nadie en la Tierra comparte su historia única de amor.

¿Recuerdas cuando se conocieron por primera vez? Ya sea que haya habido o no fuegos artificiales, sólo ustedes dos tienen esa preciosa memoria almacenada en su mente y en sus corazones.

Me encanta cómo mi esposo y yo compartimos muchas historias divertidas, románticas e incluso incómodas de aquellos días de citas. Me encanta el hecho de que esas historias nos pertenecen a nosotros y a nadie más. Hay exclusividad en nuestra historia y en la tuya. Nadie puede quitarte esto… así que no dejes que lo intenten. No hay comparación.

Abraza tu historia de amor y celébrala recordando esos dulces encuentros en los primeros días de tu relación y tomando medidas para que tu historia de amor siga siendo fuerte.

3. Su unión lleva un testimonio único e importante.

Nadie es perfecto; por lo tanto, ningún matrimonio es perfecto. El hecho de que usted esté leyendo esta publicación significa que usted desea tener un gran matrimonio. Ese es un gran paso en la dirección correcta.

Como una pareja perfectamente imperfecta, puede que nos caigamos, pero como cónyuges que se apoyan, nos levantamos el uno al otro. Seguimos aprendiendo de nuestros errores y creciendo.

Cada vez que servimos a nuestro cónyuge, nos amamos y rehusamos renunciar el uno al otro, Dios está tejiendo un bello tapiz de nuestro testimonio único, la prueba innegable y visible de que estamos en este matrimonio a largo plazo. Y con eso te dice que eres suficientemente buena para todo.

Dios usa nuestro ejemplo de fidelidad no sólo para ayudar a otras parejas a tener esperanza para continuar en tiempos difíciles, sino que nos muestra que podemos depender el uno del otro cuando la vida parece abrumadora y sentimos que nos falta la marca. Podemos superar cualquier tormenta cuando nos entregamos a Dios y nos negamos a renunciar el uno al otro.

¿No eres suficientemente buena?

Si usted está experimentando depresión y/o ansiedad, un problema común que muchos enfrentan, por favor, sepa que no está solo y que saldrá adelante. Si usted encuentra que estos pensamientos negativos de creer que no eres suficientemente buena le están plagando tan severamente que le cuesta trabajo pasar el día o salir de la cama y se está sintiendo físicamente enferma a veces, no dude en buscar ayuda profesional. Le animo a que busque un psicólogo católico o algún consejero católico.

Recuperar el aprecio por sí mismo es un proceso que lleva tiempo, pero la sanación vendrá. Si piensa que se le hace muy difícil gestionar sus emociones, pero igual no encuentra salida a esa situación, busque algún consejero cercano o programe un tiempo para hablar con alguien que le brinde acompañamiento emocional y espiritual visitando: ZonaEmocional.com

Dejemos de compararnos a nosotros mismos y a nuestro matrimonio con los estándares de otra persona o de destacar los carretes en los medios sociales. En lugar de ello, esforcémonos por construir un legado de amor donde fluya el respeto, el estímulo, la gracia, la persistencia, la humildad y la risa.

Permita que el amor y la verdad de Dios se hunda en su mente y corazón y sepa que Dios lo hizo con un plan y un propósito. Pídale que le quite sus temores de no sentirse nunca suficientemente buena. Pídale que le dé el valor para enfrentar cada día con confianza y audacia, y Él le ayudará.

Vive cada día, agradeciendo a Dios por el regalo de la vida, el matrimonio y la familia. Recuerde: todo lo que Dios ha creado es bueno, incluida usted

shares