Esposos pasivos: un gran problema en el matrimonio

Los últimos constructores de matrimonios se han centrado en los esposos cuyos estilos de liderazgo son demasiado dominantes hacia su pareja. Al dominar a sus esposas y familia entera, no alcanzan el ideal de sacrificio que San Pablo describe en la Carta a los Efesios 5 que dentro del cual podemos resaltar algunas frases destacadas:

– “Sean dóciles los unos a los otros por consideración a Cristo: las mujeres a su esposo, como si fuera el Señor”. (Efesios 5,21-22)

– “Esposos, amen a su esposa, como Cristo amó a la Iglesia y se entregó por ella”. (Efesios 5,25)

– “Los esposos deben amar a su mujer como a su propio cuerpo. El que ama a su esposa se ama a sí mismo”. (Efesios 5,28)

– “Cada uno debe amar a su mujer como a sí mismo, y la esposa debe respetar a su esposo”. (Efesios 5,33)

Pero ahora, ¿qué pasa con el extremo opuesto del espectro? ¿Qué pasa con los esposos que son demasiado pasivos?

El rey Acab de Israel era un esposo pasivo. Se casó con Jezabel, una mujer malvada e intrigante que era alta sacerdotisa del culto de Baal. Bajo su influencia, Acab comenzó a adorar a su dios y a seguir su espíritu de maldad.

Aunque Acab era rey, Jezabel era el jefe. No pasó mucho tiempo antes de que ella controlara a Israel desde detrás del trono. Acab le permitió aterrorizar y destruir al pueblo de Dios.

Si él la hubiese enfrentado y hubiese actuado como un líder y esposo justo, la nación de Israel habría conocido la paz y la prosperidad. En su lugar, se encontraron con maldiciones, hambre y destrucción.

Como un rey pasivo, Acab llevaba el uniforme y blandía la espada, pero confiaba en otros, incluida su esposa, para hacer su trabajo sucio. Este es un escenario común para el esposo pasivo.

Esposos pasivos en el matrimonio

Por cada hombre dominante con el que he tratado en consejería, he encontrado dos pasivos. Los esposos pasivos son mucho más fáciles de estar cerca. Suelen ser muy dulces y sensibles a sus esposas.

La sensibilidad es un rasgo muy deseable, por supuesto, pero solo cuando se combina con el liderazgo. Los esposos pasivos pueden ser los hombres más reflexivos del mundo, pero eventualmente volverán locas a sus esposas porque no liderarán.

Esta falta de liderazgo se produce en todos los ámbitos: finanzas, vidas espirituales, niños, romance ¡TODO!

Un esposo pasivo puede destruir cualquier sensación de seguridad en su hogar, junto con el respeto que su esposa alguna vez le tuvo.

Consecuencias de ser un esposo pasivo.

En consejería, trato de ayudar a los esposos pasivos a darse cuenta de que el liderazgo es una de las necesidades básicas de su esposa. Cuando él no lo proporciona, la relación sufre daños. Ella comenzará a resentirse con él por su debilidad y su temperamento pasivo.

Para que la sanación comience en su matrimonio, el esposo debe reconocer que no puede permanecer pasivo y realmente satisfacer las necesidades de su esposa.

Él necesita convertirse en el tipo de hombre al que ella puede honrar y respetar.

Necesita ejercer su liderazgo.

¿Este cambio drástico significa hacer un giro de 180 grados y volverse un esposo dominante? ¡De ningún modo!

Lo que sí significa es que debe dejar de permitir que otros corran el camino de su vida. El esposo pasivo necesita comenzar a tomar sus propias decisiones en lugar de permitir que su esposa, sus padres o sus hijos lo hagan por él.

El modelo de Dios de liderazgo de servicio tiene dos partes: servicio y liderazgo. Los hombres deben dirigir sus hogares con una combinación de humildad y guía confiada. Es un liderazgo piadoso y agresivo.

“Sé fuerte, muéstrate como un hombre”, le dijo el rey David a su hijo Salomón, cuando David estaba cerca de la muerte”. (1 Reyes 2,2)

Ese es un buen consejo para todos los esposos, en todas partes.

Traducido por: Qriswell Q, Escritor Católico. Publicado originalmente en: Marriage Today
shares