Cuando la maternidad a tiempo completo arruina tu matrimonio

No me malinterpretes. Me encanta ser mamá. Es una de las mayores bendiciones en mi vida. Pero, si soy honesta, la maternidad ha sido muy dura para mi matrimonio algunas veces. Y, durante el año pasado, descubrí que no soy la única madre casada que se siente así.

El año pasado, hice un llamado por las redes sociales preguntando a las madres sobre algunos de los obstáculos que enfrentan cuando se trata de ser una esposa y una madre.

Muchos de ustedes participaron en un cuestionario para madres que emití por correo electrónico (¡gracias!), Y una y otra vez, los encuestados dijeron que el Equilibrio entre el matrimonio y la maternidad es uno de los mayores problemas.

Hay tanta culpa, resentimiento, orgullo y decepción en torno a este tema, y ​​en ocasiones, pareciera que la maternidad está literalmente matando a nuestro matrimonio.

Esto es lo que una madre tuvo que decir:

«Mis dos hijos tienen menos de cinco años y requieren una gran cantidad de atención y energía para mantenerse al día con la capacitación, la supervisión y el cuidado en general. Todo es nuevo e inesperado. Es difícil atender otras áreas al mismo tiempo, como limpiar y mantener mi hogar, trabajo, proyectos, otro compromiso fuera del hogar y el matrimonio». (Stephanie M., Casada con 2 hijos)

¿Te sientes identificado con esto, dulce mamá?

La maternidad y el matrimonio

Nuestros hijos siempre están en nuestras mentes, y deberían estarlo. Estamos leyendo libros para padres, estudiando las mejores escuelas y universidades, y asegurándonos de que sean personas sanas y completas.

Además de lo anterior, estamos asistiendo a sus actividades y asistiendo a conferencias de padres y maestros. Estamos hablando con otras mamás sobre nuestros hijos para asegurarnos de que estamos en el camino correcto y que estamos al tanto.

Estas cosas son todas muy buenas. Realmente, lo son. Pero, en algún punto del camino, nuestro rol de mamá, la maternidad, ocupa un lugar central.

Nos decimos a nosotras mismas que así se supone que debe ser. Los niños deben venir primero, ¿verdad? Nuestro esposo es un hombre adulto, por lo que debe entender esto. Trabajaremos en nuestro matrimonio cuando los niños crezcan.

Queremos darles a nuestros hijos la mejor vida posible, después de todo. Queremos que tengan lo mejor de todo y experiencias que nunca tuvimos, ¿verdad? Entonces, por supuesto, esto significa que son nuestro enfoque principal hasta que abandonan el nido, ¿verdad? Después de todo, ¿acaso no puede esperar nuestro matrimonio?

Esto es lo que nuestra cultura nos dice, y parece una postura honorable. Somos sus padres, sus principales proveedores, maestros y líderes. Entonces, si no les hacemos nuestra prioridad, ¿quién lo hará?

Un matrimonio condenado al fracaso

Somos muchas las que entramos en esa línea de pensamiento, y es que así lo hacemos, es lo común. Pero, desafortunadamente, esto ha arruinado demasiados matrimonios o ha mantenido a los padres en un matrimonio sin amor y sin vida, solo para divorciarse cuando los hijos se van.

Es el tipo de matrimonio que es solo «para los niños» y «con los niños». Lamentablemente, este tipo de matrimonio está condenado al fracaso a menos que cambiemos la forma en que pensamos acerca de la maternidad y el matrimonio.

Amiga, comprenda que no la estoy juzgando si ve las cosas desde esta perspectiva. Creo que viene de un lugar donde hay que esforzarse para ser la mejor mamá que puedas ser. Después de todo, estos preciosos niños son una tremenda bendición, y queremos darles una gran vida. Pero debemos darnos cuenta de que nuestro matrimonio no puede esperar a que nuestros hijos crezcan. No se puede colocar en segundo plano.

Matrimonio: prioridad

Nuestra relación matrimonial debe ser priorizada, fomentada y alimentada también, mientras estamos criando a nuestros hijos. No como la «otra madre» de nuestro esposo, sino como su única amante. Esto requiere tiempo e intencionalidad, y ciertamente necesitamos estar en la misma página.

Y, esto nos obliga a pasar tiempo a solas con nuestro cónyuge. Significa que dedicamos tanto tiempo, si no más, tiempo y esfuerzo para fortalecer nuestro matrimonio y mantenerlo fuerte. Pero, ¿cómo exactamente hacemos esto?

Sé que algunos de ustedes están de acuerdo conmigo aquí, no quieren que el don de la maternidad se convierta en una maldición para su matrimonio. Pero, no ve una manera de hacer esto sin descuidar a sus hijos o no completar las muchas tareas que tiene en su plato. Lo entiendo. Hay tantas horas en el día.

Pero, amigas, la verdad es que siempre hacemos tiempo para lo que es más importante para nosotros. Hacemos suposiciones sobre cosas que no son tan importantes. ¡Ay! Lo sé. Siento la picadura también. Es una verdad difícil de tragar, pero he visto este juego demasiadas veces. Si no le damos prioridad a nuestro esposo, nuestros hijos y todo lo demás tomarán ese tiempo automáticamente.

Es bueno para nuestros hijos ver a sus padres esforzarse tanto para pasar el tiempo juntos. Están aprendiendo cómo se supone que funciona el matrimonio.

Si nunca vamos a una cita o acostamos a los niños temprano para tener el «momento de mami y papá», entonces básicamente les estamos mostrando a nuestros hijos que ellos son el centro de nuestro universo y que el matrimonio realmente no es tan importante.

Pero, cuando nos ven invirtiendo en nuestra relación matrimonial, nuestros hijos también le darán un alto valor al matrimonio. Este es uno de los mejores regalos que podemos ofrecerles como padres.

Un testimonio sobre maternidad y matrimonio

Una amiga mía recientemente compartió conmigo que, durante años, su matrimonio había sido difícil. Tuvieron varios hijos en poco tiempo y ambos decidieron «concentrarse en los niños» durante esta temporada de crianza.

Al principio, no parecían notar un cambio en su matrimonio porque la vida estaba tan ocupada cambiando pañales, llevando a los niños hacia y desde la escuela y manteniéndose al tanto de las cosas.

Decidió ser una mamá que se quedaba en casa y su esposo se dedicó a su trabajo para mantener a la familia. A ella le encantaba estar en casa, y él amaba su trabajo. Pero, a medida que pasaron los años, ambos comenzaron a pelear por todo.

A los ojos de su esposo, ella no mantenía la casa tan limpia como a él le gustaría. Desde su perspectiva, trabajaba demasiadas horas y no ganaba suficiente dinero para la familia. Se culparon constantemente por la falta de paz en su hogar. Incluso consideraron separarse. Sentían que Dios no estaba contestando sus oraciones, y que ya no podían llevarse bien. Pero, entonces, algo cambió.

Comenzaron a leer libros y artículos sobre el matrimonio que vieron a través de su timeline en las redes sociales.

Cada vez que asistían a la iglesia, el sacerdote decía algo sobre el matrimonio que resonaba con ellos. Entonces, decidieron sentarse y tener una conversación sincera un día después de la iglesia, algo que no habían hecho en años.

Ambos confesaron cómo llegaron personalmente a este oscuro lugar, sin culparse, solo confesándose. Se escucharon el uno al otro sin interrumpir o tratar de corregir una declaración. Luego hablaron sobre cómo querían que las cosas cambiaran en la dinámica de su familia y los pasos necesarios para llegar allí.

Se inscribieron en una clase de matrimonio en su iglesia. A pesar de que las cosas estaban ajustadas financieramente, presupuestaron una noche bimestral. Incluso sentaron a sus hijos y les explicaron que mamá y papá no habían pasado suficiente tiempo juntos, y que pasarían mucho más tiempo solos juntos para mejorar su relación.

Y, día a día, poco a poco, las cosas empezaron a cambiar. Con lágrimas en los ojos, mi amiga me dijo que ella está enamorada de su esposo hoy más que nunca.

Hicieron a Dios el fundamento de su relación y comenzaron a poner su matrimonio por sobre los niños. Así es como Dios diseñó la familia.

Un matrimonio fuerte se construye sobre una base firme de fe en Dios y se construye ladrillo a ladrillo a través de nuestro compromiso mutuo. Cuando nos acercamos a nuestro matrimonio y familia de esta manera, nuestros hijos están seguros y protegidos, al darse cuenta de que sus padres están trabajando arduamente para mantenerse fuertes juntos.

Entonces, casadas, ¿podemos ser una buena esposa y madre al mismo tiempo? ¡Absolutamente! Esto ocurrirá naturalmente cuando ponemos a Dios en primer lugar, continuamos priorizando e invirtiendo en nuestro matrimonio, y luego trabajando JUNTOS para entrenar a nuestros hijos en la forma en que deben pasar a través de los altibajos de la vida.

Traducido por: Qriswell J. Quero. Publicado originalmente en: Ashley Willis’s Blog
shares