Esposos dominantes en el matrimonio: ¿ignorancia o inseguridad?

Hemos estado discutiendo el problema de los esposos dominantes en el matrimonio. Una de las causas del dominio es la sobrecompensación por algo que falta en la vida de un hombre.

Cuando un niño crece sin un padre presente en el hogar, carece del conocimiento apropiado de cómo amar a una mujer. Del mismo modo, un niño que crece con una madre dominante, o que ha tenido experiencias negativas con las mujeres en general, puede carecer de confianza.

Estos entornos infantiles pueden causar ignorancia o inseguridad en la edad adulta, y esos rasgos pueden llevar a una sobrecompensación.

Esposos dominantes: raíz del problema

Vi esto de primera mano en uno de los esposos dominantes que he encontrado.

Alrededor de su esposa, este hombre actuó con total control. Pero él era odiosamente arrogante cuando lo confronté en consejería y finalmente logré que bajara su barrera super-macho, confesó que en realidad era muy inseguro con las mujeres.

Me contó tres cosas sobre sí mismo.

  • Primero: su padre era un vendedor ambulante y nunca estuvo en casa durante la infancia.
  • Segundo: su madre intentó dominarlo, pero él se rebeló.
  • Tercero: siendo un niño pequeño, había sido rechazado, memorablemente, por varias chicas.

Esos tres casos produjeron a un hombre joven sin modelo masculino y con un miedo intenso de ser controlado por mujeres.

Para evitar ser lastimado nuevamente, construyó un muro de dominio entre él y su esposa.

Este hombre tenía un buen corazón, pero quedó claro que nunca cambiaría sin el asesoramiento y la sanación de estas viejas heridas.

3 pasos para sanar ser dominantes

Yo le sugerí tres pasos distintos que debían realizarse antes de que pudiera ocurrir la sanación:

  1. Él necesitaba ver y comprender cómo los problemas de su infancia causaron el dominio de su edad adulta.
  2. También, él necesitaba perdonar a sus padres.
  3. Él necesitaba además admitir y entender su comportamiento dominante.

Juntos, discutimos cómo, en Efesios 5, el apóstol San Pablo describió a un esposo piadoso como amoroso y sacrificado.

“Los maridos amen a sus esposas, así como Cristo amó a la Iglesia y se entregó a sí mismo por ella”. (Efesios 5,25)

Mirar el interior y comenzar a sanar

El amor de Cristo por la gente no estuvo marcado por un predominio dominante. Su liderazgo no se caracterizó por el control. Era un liderazgo basado en el amor desinteresado. Era el tipo de liderazgo nacido de poner las necesidades de otro por encima de las suyas. Fue un liderazgo basado en la consideración, la gracia y la sensibilidad hacia las necesidades y sentimientos de los demás.

Solo después de que este esposo admitió su dominio y comenzó a comprender que estaba enraizado en su propia ignorancia e inseguridad, fue capaz de perdonar a sus padres y encontrar la sanación.

Una vez que comenzó el proceso de sanación, comenzó a cambiar su comportamiento. Comenzó a trabajar para amar a su esposa como Cristo ama a la Iglesia.

La ignorancia o la inseguridad no son excusas para dominar al cónyuge, pero pueden ser causas de actitudes y comportamientos dominantes.

¿Están estos rasgos presentes en su matrimonio? Si es así, considera tu infancia, perdona las heridas pasadas y busca la sanidad que Cristo ofrece.

Traducido por: Qriswell Q, Escritor Católico. Publicado originalmente en: Marriage Today
shares